Marcha Nórdica La Salud De La Mano Del Caminar

Marcha Nórdica La Salud De La Mano Del Caminar

Estamos frente a una nueva actividad física, la marcha nórdica, que probablemente sea de las más completas desde el punto de vista de la anatomía y fisiología para el cuerpo humano.

La utilización de bastones en la marcha nórdica, reduce entre un 12 y un 16  por ciento la carga que las extremidades inferiores y parte inferior de la columna vertebral aguantan a lo largo de la marcha normal.

Marcha Nórdica La Salud De La Mano Del Caminar

Marcha Nórdica La Salud De La Mano Del Caminar

Repasemos escuetamente cuales son los efectos de esta actividad sobre nuestra anatomía.

La práctica de esta actividad física fuerza a sostener el cuerpo derecho, o sea, mantiene todo el eje de la columna lo más erguido posible, combatiendo de este modo contra la tendencia propia de los años de irse encorvando hacia adelante.

La técnica de pasear que combina los brazos con las piernas fuerza al torso a activar una gran parte de su musculatura, en especial la paravertebral, lo que hace que en esta actividad intervenga más del noventa por ciento de la musculatura corporal.

Esto hace trabajar a muchos conjuntos de músculos agonistas y oponentes, cosa que afecta a la mejora de la postura del individuo que lo practique, frenando la tendencia natural propia del envejecimiento del esqueleto.

El método de caminar es el propio de otras actividades como la carrera, en el que el primer apoyo del cuerpo se hace con talón, para después pasar a la fase de estabilidad con toda la planta del pie en el suelo, concluyendo con la fase de despegue con la parte de delante del pie.

Técnica que merced a los bastones está aún más amortiguada, contribuyendo todo ello a un trabajo más activo para los pies.

La rotación del eje de los hombros contra la cadera resulta muy ventajosa para la columna vertebral, en tanto que permite que los músculos del torso se pongan en movimiento.

Haz Click Aquí Para Ver:  Esteroides En El Deporte Su Historia e Importancia

De ahí que, este deporte es tan completo a nivel de requerimiento muscular.

El empleo del bastón hace que las articulaciones inferiores se descarguen de una parte esencial del peso del practicante, que se podría cuantificar en un treinta por ciento menos en comparación con el de un corredor, que haga carrera o bien ande sencillamente.

Previene las contracturas en los hombros y las cervicales, debido a la intervención de los brazos y a la colaboración de los músculos del torso, que causa ese efecto de alivio sobre el cuello y la zona de los hombros.

Si bien depende del grado de demanda de cada practicante, sí podemos decir que se halla bajo el nivel de la carrera y, aproximadamente, al nivel del caminar.

En consecuencia, siendo absolutamente aeróbico, favorece el consumo de hidratos y grasas.

La participación masiva de conjuntos musculares fuerza al sistema cardiovascular a hacer llegar más sangre a todos y cada uno de los músculos implicados.

Esto es otra de las ventajas que aporta la marcha nórdica, puesto que aumenta en consecuencia el suministro de oxígeno a todo el cuerpo.

  • La técnica de “coger y soltar” los bastones ejercita un efecto de bombeo y estimula la circulación sanguínea.
  • Exactamente el mismo efecto de bombeo causa en las piernas la manera de poner los pies, favoreciendo así la actividad circulatoria.
  • La actividad cardiovascular equivale a una sesión suave de carrera continua con un incremento del trece por ciento al cuarenta por ciento.
  • El consumo de oxígeno aumenta desde un mínimo del veinte por ciento hasta un máximo del sesenta por ciento.

El aparato respiratorio mejora el ritmo de ventilación, puesto que al no ser una actividad extenuante, puede desarrollar una técnica de respiración de preferencia nasal, más fisiológica y natural.

Haz Click Aquí Para Ver:  Parkinson y Nordic Walking Complemento Perfecto

El control con pulsómetro nos prueba que las frecuencias cardiacas de la marcha nórdica son mayoritariamente las propias de un trabajo aeróbico.

El dominio de la técnica, que implica una gran concentración para la ejecución perfecta del ademán deportivo, activa el trabajo del cerebro.

De tal manera que esto favorece su función singularmente por la liberación de las hormonas responsables del estrés.

  • Esta mayor actividad cerebral repercute retrasando el proceso de envejecimiento, como el fortalecimiento del sistema inmunológico, que es otro efecto indirecto de este deporte.
  • Se adiestra la resistencia, la fuerza, la movilidad y la coordinación, que son las cualidades físicas que más se favorecen de este deporte.
  • La práctica de la marcha nórdica mejora la autoestima personal del practicante, en tanto que conduce hacia la relajación, o sea, hacia un equilibrio entre el cuerpo y la psique.
  • El trabajo aeróbico que lo caracteriza es conveniente para perder peso.
  • Por ser un deporte antigravitatorio, es ideal para la osteoporosis.
De ahí que, es una actividad física muy conveniente para las personas mayores.

Tanto es así, que en ciertos países, como Alemania, los cursos de capacitación están financiados por la Seguridad Social.

El que se pueda practicar en espacios naturales, donde el aire que se respira está mejor oxigenado, favorece todavía más la práctica de la marcha nórdica.

El consumo de calorías aumenta substancialmente una media del veinte por ciento, pudiendo llegar incluso al cuarenta por ciento con respecto al pasear normal y situándose de este modo sobre las cuatrocientas diez Kcal./hora.

Tiene el beneficio de que se puede practicar individualmente o bien en compañia de otras personas.

Haz Click Aquí Para Ver:  Abdominales Hipopresivos Y Sus Beneficios

En este último caso, se puede pasear hablando con los compañeros sin que interfiera en el desempeño, lo que lo hace todavía más ameno.

Se puede ejercitar cualesquiera que sean las condiciones de la climatología, y su práctica es económica.

Es un deporte que requiere al comienzo una atención adaptada, puesto que el conocimiento de la técnica por medio de un buen instructor es imprescindible para eludir lesiones y aprender veloz.

Dadas las peculiaridades de esta actividad física, no se determina ningún peligro de lesión en la práctica de la marcha nórdica.

Salvo, claro está, las propias de una mala técnica en el momento de por ejemplo, amoldar la altura de los bastones, puesto que esto podría producir ciertas sobrecargas en las articulaciones de la muñeca o bien del codo.

La utilización de un buen calzado que amortigüe el retropié en la parte posterior de las zapatillas, como una buena estabilidad de  las mismas, son requisitos imprescindibles para eludir lesiones.

La marcha nórdica puede ser practicada también por otros atletas como complemento de su preparación.

Como conclusión, podemos decir que en la marcha nórdica el peligro de lesión es bajísimo, y que es un deporte segurísimo y ventajoso para la salud de todo aquel que lo practique.

Te Gustó? Ayúdanos a llegar a Más Personas Compartiéndolo en Las Redes Sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *