Nutrición Deportiva En La Práctica Del Deporte

La Nutrición Deportiva En La Práctica Del Deporte

La nutrición deportiva tiene como objetivo principal el desarrollo de las capacidades de los atletas.

La nutrición deportiva es una rama especializada de la nutrición humana aplicada a quienes practican deportes intensos como pueden ser la halterofilia, el culturismo o bien fitness.

Nutrición Deportiva En La Práctica Del Deporte

Nutrición Deportiva En La Práctica Del Deporte

¿Cuales son los deportes que requieren una buena nutrición deportiva?

Aquellos que requieren sacrificios prolongados en el tiempo lo que se llama deportes de resistencia, como por ejemplo: corredores de maratón, ciclismo o bien triatlón.

En dependencia de los objetivos finales del deporte efectuado y de sus adiestramientos, la nutrición hace hincapié en unos o bien otros alimentos.

Por poner un ejemplo, en el culturismo, son más esenciales los nutrientes proteicos que favorezcan la hipertrofia muscular (incremento de la masa muscular). 

En cambio en los deportes aeróbicos, como puede ser el ciclismo, son esenciales aquellos nutrientes que favorezcan el trabajo energético prolongado como la ingesta de comestible con glúcidos.

Otro deporte que precisa de la nutrición deportiva es el Rugby, deporte de contacto y desgaste físico, aquel que juega al Rugby y tiene desgaste físico más de 3 veces por semana debe tomar más de tres litros de agua al día para tener ventajas en el deporte.

La nutrición deportiva cubre todos los ciclos del deporte: el reposo, la fase activa y la de restauración.

Es verdad que el ejercicio aumenta las necesidades energéticas y nutricionales del cuerpo, una dieta deportiva puede cambiar desde veintiseis kcal/kg/día, en una mujer que practica el fisicoculturismo y treinta y ocho kcal/kg/día en una mujer que hace gimnasia de alto nivel.

Un hombre de triatlón que consume sesenta y cinco kcal/kg/día y ochenta y tres kcal/kg/día en un corredor del Tour de Francia.

La nutrición es uno de los 3 factores que marcan la práctica del deporte, los otros son los factores genéticos particulares del atleta y el género de adiestramiento efectuado.

Los comestibles que se incluyen en una dieta deportiva atienden a 3 objetivos básicos: dan energía, dan material para el fortalecimiento y reparación de los tejidos, y sostienen y regulan el metabolismo.

No hay una dieta general para los atletas, cada deporte tiene unas demandas singulares y una nutrición concreta.

Ya en el año 1897 se efectuó el primer Maratón de la ciudad de Boston y en él brotó la polémica sobre los comestibles y procedimientos de ingesta de los mismos, ya en ese maratón se discutía sobre la conveniencia de incluir ciertas cantidades de alcohol anteriores al ejercicio.

En el año mil novecientos nueve el sueco Fridtjof Nansen determinó la relevancia de los hidratos de carbono en el ejercicio físico intenso.

Hacia mil novecientos once Zuntz pudo determinar que las grasas anatómicas daban energía separadamente de los hidratos de carbono en el ejercicio físico.

Haz Click Aquí Para Ver:  Abdominales Hipopresivos Y Sus Beneficios

En mil novecientos treinta y nueve debido a investigaciones efectuadas por determinados estudiosos se pudo determinar que aquellas personas con dietas copiosas en hidratos de carbono mejoraban su resistencia.

Uno de los grandes avances de la ciencia fue la utilización de las biopsias musculares en mil novecientos sesenta y siete, lo que asistió a descubrir la relevancia del glucógeno muscular.

Max Rubner en el siglo XIX hizo numerosas contribuciones explicando procesos metabólicos en el organismo de los animales.

En mil novecientos cincuenta Kenneth H. Cooper creó un sistema llamado aerobics para sostener el peso anatómico dentro de determinados límites, publicando sus ideas en un libro titulado «Aerobics» (mil novecientos sesenta y ocho).

Los primeros estudios de la dieta deportiva se efectuaron en los años 1920 para investigar la relación que existía en la resistencia al sostener a los atletas en una dieta rica en hidratos de carbono, frente a otra rica en grasas.​

Durante los años 1960 se efectuaron distintos estudios sobre la compensación del glucógeno.

Todos estos estudios revelan que el conveniente empleo de macronutrientes en la nutrición deportiva mejora las posibilidades de los atletas, y viceversa: un empleo no conveniente daña el desempeño del ejercicio.

A mediados del siglo veinte, a lo largo de la Guerra Fría, la Unión Soviética tuvo en secreto estudios nutricionales y dietéticos con el propósito de conseguir la «supremacía en el deporte» de sus atletas, hecho que revelaban en las consecutivas Olimpiadas de aquella época.

La nutrición deportiva se empezó a examinar desde determinado punto de vista científico a fines del siglo veinte.

Esta nueva mentalidad alcanzó su culmen en una asamblea mantenida en las oficinas centrales del Comité Olímpico Internacional (Lausanne, Suiza) en el mes de marzo de 1991 donde se estableció un acuerdo sobre las investigaciones en el área de la nutrición deportiva.

Si consideramos al cuerpo humano como un sistema, se puede ver que hay una cierta cantidad de mecanismos para guardar energía en él.

Estos mecanismos dan al cuerpo libertad para demandar de forma continua energía desde diferentes fuentes y poder sostener la homeostasis (equilibrio).

Los macronutrientes (vistos desde una perspectiva de química alimenticia) existentes en los comestibles poseen su energía en los links químicos que se ceden al cuerpo en las actividades metabólicas.

Tras su digestión y absorción, la energía se guarda como vínculos químicos de simple disponibilidad en los lípidos (esto es en la ‘grasa’) y en el glucógeno hepático.

Esta energía de los vínculos químicos es guardada y forma la única fuente de energía que emplea el cuerpo humano a lo largo de la ejecución del deporte (o bien de una actividad generalmente).

Haz Click Aquí Para Ver:  Nordic Walking Esquiar Sin Nieve

Bajo este aspecto el metabolismo del cuerpo humano actúa como un motor de combustión interna y emplea la energía guardada (comida en el cuerpo o bien gasolina en el motor) conforme a la demanda de trabajo requerida.

La energía metabólica se cuantifica en unidades de energía o kilocalorías (kcal, mil calorías) o bien calorías (en mayúscula) y kilojulios (kJ, mil julios) o bien megajulios (MJ, mil kJ).

La cantidad de oxígeno que consume una persona media sedentaria adulta es de 0.2 litros por minuto, lo que supone a nivel energético de 1 a 1.8 kcal/min o bien lo que es exactamente lo mismo de unas 1.440 kcal/día hasta unas 2.592 kcal/día.

El adiestramiento y la competición deportiva puede hacer que se llegue a generar un aumento de 500s hasta 1.000 kcal/h, en dependencia del ejercicio, la duración y la intensidad con la que se practique.

Esta es la razón por la cual debe haber una dieta concreta para cada género de atleta.

Un corredor de maratón consume más o menos entre 2.500 y 3.000 kcal.​

En dependencia del tiempo que le lleve su ejecución se puede decir que consume 750 kcal/hora en un atleta principiante y prácticamente 1.500 kcal/hora en uno profesional (se estima una sesión de maratón entre 2 y 2.5 horas).

  • De igual forma un corredor que corre la Vuelta a España puede llegar a consumir 6.500 kcal/día, pudiendo llegar en las etapas de montaña a 9.000 kcal/día.​

En semejantes circunstancias el ritmo de ingesta normal de comestibles sólidos es bastante difícil y por tal razón se llega a reducir entre un treinta y un cincuenta por ciento.

Se puede requerir además de esto el empleo de ‘alimentos especiales’ que den energía en intervalos de tiempo como pueden ser las barras energéticas o bien otro suplemento dietético en forma de snacks o bien bebidas deportivas, todos ellos de veloz liberación energética.

Metabolismo anaeróbico.

Existen diferentes canales de energía desde los sistemas de almacenaje a los músculos, que en general se subdividen en dos: los que precisan de oxígeno (aeróbicos) y los que no precisan de él (anaeróbicos).

La meta final de esta operación es transformar la energía de los vínculos químicos de los macronutrientes como el adenosín trifosfato (ATP) en los músculos, la única forma así como la fosfocreatina (CP) que tiene el cuerpo humano de convertir energía en trabajo muscular.

Debido a que el almacenaje de ATP en los músculos es limitadísimo (preparado solo para otorgar energía a lo largo de apenas unos minutos, el almacenaje de ATP se agota y se renueva más o menos a lo largo de unas cinco mil veces al día.

Haz Click Aquí Para Ver:  Esteroides En El Deporte Su Historia e Importancia

Sin embargo hay otros canales que se activan de forma rápida en dependencia de la demanda de trabajo a la que se someta al organismo.

La otra vía que tiene el organismo es el metabolismo de hidratos de carbono, a lo que se llama glicólisis, que provee a las células a través del torrente sanguíneo de glucógeno.

La vía de la glicólisis es una cadena de reacciones que esencialmente tiene como misión conseguir ATP por fosforilación a nivel de sustrato a través de la hidrólisis de un compuesto de 6 carbonos, la glucosa, produciéndose 2 moléculas de tres-carbonos, llamadas piruvato.

El piruvato tiene múltiples potenciales: puede ser oxidado en la propia célula que efectuó la glucólisis o bien exportado a otras células musculares para su oxidación, o dirigido al hígado para ser transformado en glucosa nuevamente.

La glicólisis es parcialmente veloz si se equipara con la respiración aeróbica.

Da una abundancia de energía a lo largo de los primeros minutos del ejercicio y a lo largo de actividades de baja intensidad prolongadas en el tiempo.

Investigaciones efectuadas sobre el ácido láctico hacen ver, que pese a ser restos de la glicólisis, estos participan asimismo en la mejora oxidativa de los músculos vecinos actuando además de esto como síntesis de nueva glucosa en el hígado.

Los textos de bioquímica que explican los canales de la glucólisis nombran siempre y en toda circunstancia como el piruvato entra en el ciclo de los ácidos tricarboxílicos (conocido asimismo como Ciclo de Krebs).

Pese a esto, ciertos autores piensan que la capacitación de ácido láctico a lo largo del ejercicio se debe a una falta de oxígeno (anaerobiosis).

El punto de vista prevaleciente señala que la producción del ácido sea iniciada cuando la velocidad de generación de glucólisis sobrepasa a la velocidad de la fosforilación oxidativa.

Este punto de vista ha sido re-examinado a la luz de certezas demostradas en el empleo del ácido láctico en los orgánulos intracelulares.

A lo largo del ejercicio prolongado, en especial cuando las reservas de glucógeno son bajas, las contribuciones de aminoácidos al abastecimiento de energía puede llegar a sobrepasar un diez por ciento .

Los hidratos de carbono se guardan así como un contenido de agua como glucógeno en el hígado y en los músculos.

Estos 2 depósitos de glucógeno tienen propósitos diferentes: el glucógeno del músculo inyecta comburente vía el ácido láctico.

Te Gustó? Ayúdanos a llegar a Más Personas Compartiéndolo en Las Redes Sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *